Una apertura hacia nuevos mundos: Realidad virtual y aumentada

Desde hace un buen tiempo, las empresas han estado incursionando en diversos proyectos que hacen uso de la realidad virtual y aumentada. Sin embargo, muchas personas a día de hoy, suelen confundir ambos conceptos, llegando a pensar en ocasiones que ambos se refieren a lo mismo. El presente post esta destinado a mostrar las diferencias que existen entre estas dos tecnologías, las cuales ofrecen a las empresas distintas soluciones y oportunidades de negocio.

Realidad Virtual

Empecemos primero con lo que conlleva la realidad virtual o VR. En síntesis, la realidad virtual nos introduce en un mundo o contexto donde todo lo que vemos es virtual, es decir, que nada es real y todo lo que observamos es generado a partir de un programa. Sin embargo, para poder experimentar una experiencia de este tipo, es necesario, principalmente, el uso de ciertas gafas especiales, las cuales permitirán realizar la simulación de esta realidad ficticia. Además de esto, para poder tener una experiencia sensorial completa, también se recomienda el uso de auriculares.

Existen dos tipos de gafas para este caso. El primero de ellos son las gafas que son utilizadas junto con un smartphone, el cual sirve de pantalla y de dispositivo gestor del programa que se esta utilizando. El segundo tipo son aquellas gafas denominadas como “estándar”, las cuales vienen con la pantalla y el sistema de sonido ya incorporados. En cuanto a experiencia y sensación, estas son la mejor opción (así como son la opción más cara también). Dentro de este tipo de gafas, las más conocidas son los Oculus Rift.

Realidad Aumentada

Por otro lado, tenemos a la realidad aumentada o AR, la cual, a diferencia de la realidad virtual, a partir de objetos o escenarios que existen realmente, agrega elementos o objetos digitales adicionales. Es decir, a través de un dispositivo, podemos observar todo lo que esta a nuestro alrededor, pero además podremos observar elementos extra que el programa esta generando pero que realmente no están ahí.

En el caso de la realidad aumentada, el uso de gafas especiales no es indispensable, ya que este tipo de proyectos pueden ser visualizados también a través del celular. El ejemplo más claro y más famoso (aunque ya no tan reciente) del uso de realidad aumentada a través de los celulares es el de Pokémon Go, en el cual tu podías visualizar los parques o pistas que están a tu alrededor, pero además podías ver a un Pokémon delante de ti a través del celular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *