Archivo de la etiqueta: Nueva York

Friends

Bueno, una serie que supongo que todo el mundo ha visto, o por lo menos debería, es Friends. Esta serie es una de las más conocidas del mundo y marcó tendencia en su momento. Ha sido vista por millones de millones de personas alrededor del mundo. Comenzó en 1994 y terminó en 2004 y sigue transmitiéndose en varios países del mundo. Es protagonizada por Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, David Schwimmer, Matt LeBlanc y Matthew Perry.

La serie relata la vida de seis amigos: Rachel, Monica, Phoebe, Ross, Chandler y Joey. Los seis viven en un edificio en Nueva York y comparten momentos tanto duros como muy bonitos. Toda la serie gira alrededor de la comedia, con algunos momentos de drama. Durante la serie, se cosechan distintas relaciones, tanto románticas como amicales. Una de las más conocidas es la de Ross y Rachel.

Rachel es un personaje que pasó por muchísimo cambios. Comenzó siendo la amiga hueca de Mónica del colegio, quien llegó al grupo de amigos porque había abandonado a su esposo. A lo largo de la serie, va madurando y empieza a trabajar, preocuparse por su futuro e incluso se ocupa de su hija con Ross perfectamente. La relación entre ella y Ross comenzó en la segunda temporada y siguió on and off a lo largo de la serie. Llegan a tener una hija en la octava temporada y finalmente en el último capítulo se juntan para siempre.

Ross, es un antropólogo, lo cual causa siempre burlas entre sus amigos, quienes lo tildan de pavo. Una característica particular de Ross es que siempre se casa. Esto es un chiste entre sus amigos, pero se casa en la serie unas tres o cuatro veces, pero todos sus matrimonios terminan en divorcio.

Chandler es el mejor amigo de Ross desde el colegio y se termina casando con Mónica, la hermana de Ross, mejor amiga de Rachel. Mónica es una obsesionada de la limpieza y el orden. Todo el tiempo está limpiando y sobre todo categorizando todo lo que tenga, por orden alfabético o tamaño. Chandler es muy cómico y siempre está fastidiando y burlándose de todos. Él se encarga de Joey, su roommate, quien después termina viviendo con Rachel, ya que Chandler se va a vivir con su esposa, pero siempre sigue ocupándose de él.

Imagen sacada de: www.nova100.com.au

Joey es el personaje más infantil de todos. Es como una especie de niño encerrado en el cuerpo de un adulto mujeriego. Siempre anda de chica en chica. Es actor, pero nunca tiene trabajos estables y rentables (además de Days of our Lives). Le encanta la pizza y siempre se está aprovechando de Chandler y robándose su comida. En una época Joey se enamoró de Rachel, pero se dio cuenta de que sólo la quería como una amiga y el romance duró poco. Hasta el final de la serie, en que Chandler y Mónica se mudan, Joey sigue siendo el protegido y casi hijo de Chandler. Incluso le hicieron un cuarto en la nueva casa a la que se mudaban.

Phoebe, es la más loca de todas. Es una cantante frustrada, que fue delincuente de niña. Su historia es difícil pero es abordada de manera cómica. Su madre se suicidó y tiene una malvada hermana gemela que la odia. Finalmente, encontró al amor de su vida y se casó con él, después de haber pasado por muchas decepciones amorosas.

Definitivamente, si no has visto Friends, no sé qué estás esperando.

¡Aquí un pedacito de Friends!

Quantico

Empecé a ver Quantico con un amigo. Decidimos ver una serie cualquiera porque no sabíamos cuál ver. Apareció Quantico por ahí en Netflix y nos llamó la atención. El primer día creo que vimos como seis capítulos. Seguimos viendo la serie y cada día estábamos más enganchados y estresados con la serie. Todos los días nos juntábamos a ver y era una tensión alucinante.

La serie empieza con Alex Parrish, interpretada por Priyanka Chopra, la protagonista, saliendo de los escombros de un edificio de Nueva York. Este explotó y se descubre que fue uno de los reclutas de la clase de Alex Parrish quien causó la explosión. Durante toda la serie, se trata de descubrir quién de ellos fue. Las historias de cada uno de ellos se van conociendo y se va poniendo en duda su inocencia.

La serie tiene un enfoque súper bacán, va jugando con flashbacks y flashforwards a lo largo de la serie. Alex se convierte en la principal sospechosa, ya que el culpable trató de incriminarla. Al tener un historial complicado con su padre, quien había pertenecido antes al FBI, se le vuelve más complicado mostrar su inocencia. El culpable se encargó además de no dejar ningún cabo suelto y comprometer toda la vida de Alex Parrish, por lo que ella se da cuenta de que definitivamente es alguien que ella conoce bien. Lo que trata de hacer el director de la serie, es que el televidente vaya cambiando de parecer con respecto al culpable del mayor atentado sucedido en Estados Unidos. Todos parecen sospechosos en algún momento y lo logran de manera espectacular. Es una de las series policiales mejor logradas que he visto y una de las que me ha causado mayor adicción. La serie logra mantener al televidente enganchado todo el tiempo. Si bien el televidente sabe, la mayor parte del tiempo, que Parrish no es la culpable, a veces se siembran dudas, que hacen que se crea que efectivamente es ella.

Alex se ve involucrada con Ryan Booth (Jake McLaughlin), un agente del FBI infiltrado en la escuela. A lo largo de la serie terminan y retoman su relación numerosas veces y más de una vez se cree que Ryan es el culpable del atentado y está culpando a Parrish. Como era de esperarse, finalmente no es él y arriesga su vida y su carrera para ayudar a su novia. Es muy interesante la relación de ellos, puesto que a pesar de todas las mentiras que se dicen, finalmente deciden perdonarse y estar juntos.

[SPOILER ALERT]

Liam O’Connor (Josh Hopkins) es el director de la escuela y Alex Parrish descubre que este había conocido a su padre, por lo que inicia una bonita relación como de “protección” con ella e incluso ella lo ayuda con sus problemas con el alcohol. A lo largo de la serie, se va descubriendo que en realidad Liam estaba tratando de descubrir todo de la vida de Parrish y evidentemente se descubre que él fue el asesino y termina muriendo al final de la serie.

Es alucinante como la serie te mantiene ahí, enganchado, como ninguna otra serie en mi opinión. Todos los personajes tan complejos, pero aparentemente tan simples y transparentes le brindan además a la serie un toque más de suspenso. Nunca me he pegado tanto a una serie creo, por lo menos no a una serie policial, que suelen tener capítulos unitarios. Esta, definitivamente no entra en esa categoría.

¡Mira el trailer aquí!

Castle

Castle es una serie policial protagonizada por Stana Katic y Nathan Fillion. Se trata de Richard Castle, un famoso escritor de novelas de misterio que se queda sin inspiración. Al colaborar con un caso en que un asesino imitaba los asesinatos de su libro, este vuelve al ruedo. En esa ocasión colaboró con Kate Beckett, la detective de la 12th precinct de Nueva York. En ella, Castle encontró inspiración, por lo que decidió colaborar con ella de manera permanente, recurriendo a sus influencias con el alcalde. Al comienzo, Kate se rehusaba y trataba de sacar a Castle de sus casos, pero el capitán la obligaba.

La historia gira en torno a los distintos asesinatos que se van descubriendo en cada capítulo. Como la mayoría de series policiales, cada capítulo es distinto y trata cosas distintas, pero igual la vida de los personajes va cambiando en cada capítulo. Kate trabaja juntos a dos policías que se van volviendo amigos de Castle mientras va avanzando la serie: Javier Esposito y Kevin Ryan. Ellos, junto con Lanie Parish, conforman el equipo de Beckett.

Los casos que tratan en Castle son muy interesantes, pero lo más interesante es cómo lo resuelven. En la mayoría de los casos, Castle -quien tiene una imaginación alucinante-, se inventa una historia sobre el asesinato y al final, alguna parte de esta resulta cierta, lo que lleva a Beckett a encontrar al asesino. Es interesante ver también cómo los guionistas logran entrelazar algunos casos que se vieron en una temporada y se dejaron sin resolver, con algunos de varias temporadas más tarde.

Gran parte de la serie, Castle y Beckett desarrollan una relación amorosa, llegando a casarse. Lograron superar todos los obstáculos que se pusieron en el frente cuando empezaron su relación. La transformación de los personajes a lo largo de la serie, es increíble. Castle era un mujeriego y Beckett una amargada. Finalmente, Castle se vuelve el hombre más fiel del mundo y Beckett, una persona muy alegre. Además, pasaron de odiarse en las primeras temporadas, a amarse en las últimas. La relación entre ellos es muy divertida, puesto que siempre discuten y se hacen bromas crueles entre ellos.

La serie definitivamente es una de las mejores policiales que he visto, sobretodo porque no se centra únicamente en los casos policiales, sino que involucran también las vidas de los personajes y van evolucionando las relaciones entre ellos. Además, los personajes utilizan aspectos de su vida privada para poder resolver los casos que se les presenten.

Es una serie muy bien lograda y con muy buenos actores, que demuestran química en la pantalla y reflejan sus personalidades de manera espectacular.

¡Mira el tráiler de la primera temporada aquí!