Tres películas de Ingmar Bergman

Ingmar Bergman fue un gran director sueco que dio más de un vistazo a los rincones más recónditos del alma humana y que logró adaptar estas miradas e imágenes a la pantalla grande.

Siempre supo cómo desenterrar nuestras emociones más olvidadas a través de sus distintos personajes atormentados, y la razón de esto es que estos eran espejos de su persona y de cualquier otra.

A pesar de escribir sus guiones y filmar exclusivamente en su idioma natal, fue nominado muchas veces y consiguió varios premios que ayudaron a que su arte se expandiera alrededor de todo el mundo.

Este post está aquí para apoyar con lo que pueda a este ideal.

Aquí, tres películas seleccionadas de Ingmar Bergman:

Bibi Andersson (izquierda) y Liv Ullmann (derecha)

 

No es posible hablar de Bergman sin mencionar Persona, quizá su obra maestra, quizá su mejor película, no lo sé (en estas cosas no se puede afirmar), lo que sí sé es que no hay razón para dejarla pasar. La palabra Persona como título logra explicar de forma general lo que vendrá, y ya desde las primeras imágenes sabemos que el film hará lo posible para abarcar la fuerza de esta.

 

Bengt Ekerot como La muerte y Max von Sydow como Antonius Block (El Caballero)

 

Esta, si no me equivoco, vendría a ser la película más famosa de Bergman, y la foto de El Caballero jugando ajedrez con La Muerte una de las más icónicas del cine. Una película que se posiciona en la era medieval, en los tiempos de la peste negra y las cruzadas, y que narra una historia con los temas más primarios de la filosofía humana: la vida y la muerte.

 

Ingrid Thulin y Victor Sjöström

 

Esta película toma como tema el sentimiento de la nostalgia, las memorias a las que el ser humano trata de prenderse para no caer y, suele ser por esto, uno de sus films más emotivos. Quien lo mire será encaminado en una travesía por el tiempo, los recuerdos y los sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *