¿Qué película deberías ver hoy?

Sí, es otra película antiquísima y en blanco y negro, y esta vez también (para entusiasmarlos) muda. Seguro ya han escuchado de ella antes, se trata de Nosferatu, la original de 1922, dirigida por el legendario F.W. Murnau, del cual, hace un par de años como quizá sabrán, profanaron la tumba para robarle el cráneo. Se dice que fue con el fin de hacer rituales ocultistas con este, rituales de los cuales se dice también que el mismo Murnau parecía no ser ajeno…

Pero en fin, dejando los rumores y volviendo al tema del post, Nosferatu es una película clásica, exponente de la corriente artística Expresionismo Alemán, esta corriente cuenta con varias características singulares, sobre todo relacionadas a su estética de altos contrastes y ambientes distorsionados; la base estética en las películas que la formaron fue tomada en primera instancia de El Gabinete del Dr. Caligari de Robert Wiene. No se duda de que Nosferatu forma parte de esta corriente, sin embargo su aproximación al estilo de esta no es absoluta, Murnau se aproxima de forma cautelosa y reflexiva, existen desviaciones que el cineasta toma para diferenciar su obra y darle a esta una atmósfera más realista, más posible, que logra así ayudar a la manifestación de sentimientos de angustia en el espectador.

La sombra de Nosferatu subiendo las escaleras es una de las tomas más icónicas del cine clásico

Para hablar un poco sobre la “estrella” del film, el Conde Orlok puede tomarse como la encarnación del mal, de la muerte o de la peste; su aspecto físico no es común, el maquillaje, su falta de cuello, las orejas y los dedos alargados le dan un aspecto inquietante, sin embargo, el hecho de que aun con todo esto podría disfrazarse y transportarse al mundo cotidiano, como se ve en la película, pasando solo como un ciudadano de aspecto extraño, es quizá la verdadera razón por la que su presencia genera sensaciones tan tormentosas.

En la película, el Conde Orlok viaja a la ciudad y trae consigo la maldad y la muerte

Otro aspecto importante que asiste en generar las sensaciones de peligro, amenaza constante, son los escenarios utilizados por Murnau, los cuales pueden ser comunes o también pueden ser poco convencionales y además estar distorsionados; pero lo interesante es la forma en la que el cineasta logra que estos últimos tengan esta característica de deformidad y al mismo tiempo sean concebibles, poco convencionales pero posibles. El punto es lograr que el espectador no se sienta alejado de la trama, que los escenarios, así también como los vampiros, puedan ser reales.

Max Schreck es el actor que interpreta al célebre Nosferatu

Esta es una película que merece al menos un intento; a pesar de no llamar la atención por su desfase con la época actual, es importante conocer el film que dio pie a lo que hoy conocemos como cine de horror. Además se trata de la primera película de vampiros y también del primer clásico de culto.

En su tiempo era difícil conseguir este película pues se quemaron la mayoría de las copias; sin embargo, unas cuantas fueron celosamente protegidas por los seguidores del film, manteniéndola viva. Hoy la película completa puede ser encontrada fácilmente en youtube:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *