Mi carrera, mi pasión

Todos tenemos una vocación profesional en nuestro interior, una habilidad, un talento que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas y muchas veces se nos hace difícil darnos cuenta.

En mi caso, también tuve dudas sobre que carrera elegir. Desde pequeña siempre me gustaba crear, diseñar, combinar e inventar historias. Cuando jugaba a las muñecas, para mi era como hacer una película, cada muñeca era un personaje, tenía una personalidad propia y para esto la vestía con elementos que representen su forma de ser, si no tenía alguna prenda la creaba. Además, antes de jugar siempre hacía primero un argumento y un guión y dejaba fluir las acciones. También diseñaba el escenario donde se iba a realizar mi historia y lo implementaba con cualquier objeto que tenía, por ejemplo: Mi almohada era la cama de la muñeca. Era una de mis mayores pasiones desde niña.

Por otro lado, amaba la ciencia, especialmente la biología, me fascinaba todo el ecosistema existente en pequeñas partículas de tierra, desde las células hasta los seres vivos, amaba leer sobre ello. Luego, a medida que investigaba más, me fui fascinando por una rama específica de la biología, la biología marina, veía documentales, leía en Internet y mi sueño siempre fue ir a las playas de Centro América y bucear, para ver la diversidad de corales y ecosistema marino que habita allí.

Pero tenía que elegir una carrera, optar por una sola y finalmente decidí enfocarme a las comunicaciones, sentía que ese era mi mundo, gran parte de mi niñez la pase simulando ser una directora de arte, sin saber que era. Ahora lo sé y me alegra de haber elegido bien mi carrera, mi hobby, mi pasión.

Si aún no sabes que carrera elegir recuerda tus gustos, preferencias que siempre te acompañaron desde pequeño, tal vez tu carrera la encuentres dentro de un juego que amabas en tu infancia y que ahora tiene un nombre, tu profesión.

Abrir los ojos

Muchas son las veces en las que nos criticamos  a nosotros mismos, nos comparamos con el resto, aspiramos a tener lo que no tenemos y nos sentimos mal por ello; inferiores, inconformes e inseguros. Esos sentimientos, con el tiempo se agravian y pueden llevar a la depresión, falta de autoestima e inconformidad.

Pero… por qué no ver también lo positivo de cada uno, sentirnos felices por lo que somos, quienes somos y qué hemos logrado. Apreciar nuestros rasgos positivos, actitudes y  cualidades que nos hacen únicos.

Este es el primer paso para alcanzar la felicidad, amarse a uno mismo, entenderse, comprenderse y aceptarse con sus cualidades y defectos y encontrar el lado positivo de ello.

Te invito a que hagas un listado de todas las cosas que amas de tu vida y de tu persona, tu familia, amigos, cualidades propias, talentos y que lo guardes siempre contigo, así cada vez que tengas algún problema o frustración, léela y verás que tan capaz eres.

Técnicas para reducir la ansiedad

Todos hemos experimentado ansiedad en algún momento de nuestras vidas, ya sea por situaciones difíciles que se nos presentan, decisiones apremiantes que resolver y todo con el tiempo corriendo en contra nuestra.

Esto en un futuro genera consecuencias muy negativas para nuestra salud ya que vivir con ansiedad no nos permite disfrutar de los bellos momentos de la vida.

La ansiedad nos mantiene en un estado de desesperación constante, pensando siempre en la actividad  a hacer posteriormente, nos resta concentración, genera irritabilidad, produce cansancio y dolor físico y cada vez nos consume más.

Pero hay maneras de contrarrestarlo, aquí mencionaremos algunos tips para disminuir la ansiedad.

Organízate:

Planificar las actividades de la semana nos ayuda a eliminar tensiones, ya que puedes anotar todos tus pendientes y distribuirlos a lo largo de la semana con descansos oportunos para aliviar el crecimiento de la ansiedad.

Nunca debes olvidar el tiempo dedicado a los amigos, lecturas, música, deporte, placeres personales que nos ayudan a relajar la mente.

Alimentación balanceada:

La alimentación variada y no muy pesada favorece el control de muchos síntomas gástricos que se favorecen en estado de ansiedad (diarreas, estreñimiento, gases, molestias estomacales, etc.). Muchas personas detectan su grado de angustia por las sensaciones que les produce en el estómago, por eso es recomendable tener una alimentación balanceada y saludable.

Practica deporte:

Hacer el deporte que te apasiona te permite olvidarte de todos tus pendiente y liberar tensión muscular. Evita la rigidez en el cuerpo y propicia un sano cansancio que favorece el sueño reparador. Por ello, es fundamental tener espacio en tu agenda para hacer el deporte que te gusta, siempre en cuando lo programes con anticipación.

Disfruta los pequeños momentos: 

Siempre recuerda darte un tiempo para realizar actividades fuera de tus labores en el trabajo y disfrútalas al máximo, pues son esas pequeñas cosas que hacemos en el día a día las que nos relajan y nos hacen olvidar nuestros pendientes por un momento, como pasear a tu mascota, salir a correr, ir de compras, etc.

¿Qué significa para ti tener éxito en la vida?

Es una pregunta muy frecuente que todos nos hacemos alguna vez, algunos pueden decir triunfar en el ámbito laboral, tener un buen desempeño profesional y enamorarte de tu carrera. Otros, formar una familia, vivir una vida tranquila, llena de amor y sin necesidad de muchos lujos. Otros prefieren tener una buena posición económica, tener todas las comodidades posibles, un carro del año, una casa en una residencia bien vista por la sociedad y ganar reputación. Hay más cosas que deseamos, muchos deseamos varias de las mencionadas a la vez, pero… ¿qué es en sí el éxito? Si bien depende de cada persona, muchas se dejan llevar por los estereotipos que impone la sociedad en el contexto donde viven: un adolescente podría desear tener un cuerpo perfecto, atlético, ser físicamente atractivo, tener buena reputación, muchos amigos y figurar bien las redes sociales, sin darse cuenta de lo muy superficial que se está convirtiendo su vida.

Esto y muchas cosas que deseamos pasan por nuestra cabeza cuando pensamos en la palabra “éxito”, como proyecciones de un futuro posible, posiblemente lejano para nosotros. Pero, porque nos preocupamos mucho por el futuro cuando pensamos en el éxito, cuando tal vez, el éxito está en nuestro día a día, acompañándonos en cada acción que hacemos. Tener éxito es levantarse a las 5 de la mañana para prepararle el desayuno a un hijo y mandarlo al colegio; tener éxito es llegar cansado del trabajo, tal vez molesto, pero, aun así, saludar con una sonrisa a la persona que te espera en casa; tener éxito es lograr algo, por muy simple que parezca, que te ayude a superarte cada día.

Para mí, el éxito está en las pequeñas acciones que emprendemos día a día, si crees que aún no has tenido éxito, piensa en todo lo que has vivido y fíjate, cuanto éxito has tenido para llegar a donde estas.