Abrir los ojos

Muchas son las veces en las que nos criticamos  a nosotros mismos, nos comparamos con el resto, aspiramos a tener lo que no tenemos y nos sentimos mal por ello; inferiores, inconformes e inseguros. Esos sentimientos, con el tiempo se agravian y pueden llevar a la depresión, falta de autoestima e inconformidad.

Pero… por qué no ver también lo positivo de cada uno, sentirnos felices por lo que somos, quienes somos y qué hemos logrado. Apreciar nuestros rasgos positivos, actitudes, talentos y  cualidades que nos hacen únicos y diferentes.

Este es el primer paso para alcanzar la felicidad, amarse a uno mismo, entenderse, comprenderse y aceptarse con sus cualidades y defectos y encontrar el lado positivo de ello.

Para muchos es difícil, ya que la auto crítica muchas veces es inconsciente y estamos acostumbrados a ella, comparándonos con los demás todo el tiempo. Aspiramos a alcanzar la perfección porque creemos que eso nos hará más felices pero solo nos engañamos a nosotros mismos, porque la perfección no existe, es algo idealizado, subjetivo, propio de cada uno. Sin embargo, sí podemos aspirar a ser mejores cada día, aceptarnos más, entendernos más porque ese es el verdadero camino a la felicidad plena.

Te invito a que hagas un listado de todas las cosas que amas de tu vida y de tu persona, tu familia, amigos, cualidades propias, talentos y que lo guardes siempre contigo, así cada vez que tengas algún problema o frustración, léela y verás que tan capaz eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *