Archivo de la categoría: Mis experiencias

Amigo Incondicional

Quisiera dedicar este último post a las mascotas, quienes nos demuestran cada día, su cariño, lealtad, tolerancia y amor incondicional.

Las mascotas son muy importantes en la vida de cada persona, son quienes nos acompañan, divierten, entienden y jamás nos dejan solos.

Yo he tenido muchas mascotas, aún las recuerdo muy bien. Cuando era pequeña tenía una gatita llamada “Tigrilla”, era mi compañera todos los días. Cuando llegaba del colegio siempre me esperaba emocionada y hacía sus piruetas para que le cariñe y le dé de comer. Al hacer mi tarea, se sentaba en mi silla, a mi costado y se acurrucaba hasta dormirse.

Siempre cuando acompañaba al supermercado a mi mamá a hacer las compras de la semana, le llevaba una lata de comida, esas que le encantaban y me gustaba verla saborearlo, hasta no dejar nada. Fue uno de mis mejores compañeras y jamás la olvidaré.

Ahora, tengo una bella perrita Golden Retriever, se llama “Bonnie” y un conejito “Bilbo”, los quiero muchísimo, a cada uno, con sus virtudes y defectos. Bonnie es super cariñosa, activa, le encanta jugar y salir a pasear, solo que por ser inquieta y juguetona, muchas veces se ensucia fácilmente metiéndose a los charcos o haciendo travesuras en la casa. Bilbo es un conejito gordito y dormilón, es bastante cariñoso pero a la vez renegón, si se me olvida de darle su comida a sus horas se molesta y me da la espalda, pero así lo quiero mucho.

Las mascotas son parte de la familia de cada uno, son únicos y especiales. Creo que todos deberíamos tener siempre a nuestro lado a una de ellas, porque los momentos vividos con ellos, no los cambiaría por nada y son los mejores compañeros que se podría tener.  <3

Mi carrera, mi pasión

Todos tenemos una vocación profesional en nuestro interior, una habilidad, un talento que hemos desarrollado a lo largo de nuestras vidas y muchas veces se nos hace difícil darnos cuenta.

En mi caso, también tuve dudas sobre que carrera elegir. Desde pequeña siempre me gustaba crear, diseñar, combinar e inventar historias. Cuando jugaba a las muñecas, para mi era como hacer una película, cada muñeca era un personaje, tenía una personalidad propia y para esto la vestía con elementos que representen su forma de ser, si no tenía alguna prenda la creaba. Además, antes de jugar siempre hacía primero un argumento y un guión y dejaba fluir las acciones. También diseñaba el escenario donde se iba a realizar mi historia y lo implementaba con cualquier objeto que tenía, por ejemplo: Mi almohada era la cama de la muñeca. Era una de mis mayores pasiones desde niña.

Por otro lado, amaba la ciencia, especialmente la biología, me fascinaba todo el ecosistema existente en pequeñas partículas de tierra, desde las células hasta los seres vivos, amaba leer sobre ello. Luego, a medida que investigaba más, me fui fascinando por una rama específica de la biología, la biología marina, veía documentales, leía en Internet y mi sueño siempre fue ir a las playas de Centro América y bucear, para ver la diversidad de corales y ecosistema marino que habita allí.

Pero tenía que elegir una carrera, optar por una sola y finalmente decidí enfocarme a las comunicaciones, sentía que ese era mi mundo, gran parte de mi niñez la pase simulando ser una directora de arte, sin saber que era. Ahora lo sé y me alegra de haber elegido bien mi carrera, mi hobby, mi pasión.

Si aún no sabes que carrera elegir recuerda tus gustos, preferencias que siempre te acompañaron desde pequeño, tal vez tu carrera la encuentres dentro de un juego que amabas en tu infancia y que ahora tiene un nombre, tu profesión.