Si no lees esto, te engañarás siempre

Hace unos meses me di cuenta de la diferencia de dos frases tan parecidas: “Hacer lo que te gusta” y “Que te guste lo que haces”. Creo que la mayoría opta por la segunda pensando que hace la primera y es que la distinción es pequeñísima. Por ello, deseo motivarlos para que a conciencia hagan la primera sin influenciarse por la segunda. Así que, ahí vamos.

A mi parecer, la decisión más complicada de nuestra vida y, de hecho, la primera, es qué vamos a estudiar. Antes de esa decisión, no ha habido otra que nos haya quitado tantas horas de sueño como esta. El colegio, ropa, mudanza, ir a compromisos han sido algunas de las tantas decisiones tomadas por nuestros padres en nuestra vida, pero entras a los 15 o 16 y ya te están haciendo la famosa pregunta en la que tu respuesta definirá muy bien tu futuro y felicidad.

En nuestra cabeza está que tenemos que hacer lo que nos gusta, pero terminamos haciendo cosas que gusten a otros o, peor aún, que simplemente justifiquen otros de nuestros gustos superfluos y es ahí donde está el error. “Pero esa carrera te da plata” detesto esa frase, me asquea y me enroncha escucharla. Si eres de las personas que ha dicho esto, lo siento, pero me pareces una persona infeliz. Ojo, eso lo digo con todo el amor, pero quiero sacarte de ese error común porque realmente de eso se trata mi blog. No todo es plata, no todo son títulos, no todo es reconocimiento profesional y doctorados. No ahondaré más en el tema, porque de eso tratará mi siguiente post y no deseo confundirte.

A lo que quiero llegar es que no podemos mentirnos pensando o diciendo que nos gusta hacer algo, cuando realmente el gusto está en otros gustos como el dinero que voy a ganar, lo que dirán mis amigos, el orgullo que sentirán mis padres, etc. La vida es tan corta que debemos buscar lo que nos va a ser felices y eso se da cuando “Haces lo que te gusta”, cuando te apasionas completamente por eso que elegiste. Muchos buscan ser felices, pero se hacen infelices buscando serlo.

Escucho en mi facultad de Comunicaciones que muchos van a especializarse en Corporativa porque hay buena paga. Por esa misma razón, no elijo esa especialidad. No quiero seguir lo que muchos hacen, quiero ir a contracorriente y hacer lo que a la mayoría le parece absurdo y mal.

Entre “Hacer lo que te gusta” y “Que t e guste lo que haces” hay una brecha muy corta que lleva a la confusión y, muchas veces, esa brecha está construida por la lógica del dinero. Para que sepas que estás haciendo lo correcto, pregúntate… ¿Qué haría yo con tanto amor SIN QUE ME PAGARAN? Ahí, comprenderás si te dejas llevar por unos cuantos billetes o por tu pasión de hacer lo que te gusta.

 

Ama lo que haces y se feliz. Haz las cosas porque quieres sin importar lo que digan los demás. #SeFeliz #ViveTuVida #VivaLaVida pic.twitter.com/PIBHZhmBmJ

¿Qué quieres ser de grande? – Soltera

¿Miedo a quedarte solo? No eres el único, todos padecen de esa fobia y más aún si tus amistades presumen a su pareja o la tía pesada está preguntándote cuándo le presentas a la sobrina. La soledad se está viendo como un mal y si llegas a los 30 años soltero, agárrate, porque el tren ya pasó y te quedarás así por siempre. Vayamos contra corriente y a enseñarles a todos esos bobos que la soltería puede ser la mejor opción de nuestras vidas.

1.       Soltería no es igual a soledad

Muchas veces hemos escuchado “Soltero, pero nunca solo”, pese a que sea una frase muy cliché, es totalmente cierta. Estar solteros no nos hace personas tristes sin nadie al lado, al contrario, tenemos más personas con nosotros que no tienen ningún impedimento de acercarse a nuestra vida. No hay soledad en este estado civil tan preciado. Podemos tener miles de personas al lado y jamás sentirnos solos. Obviamente, esto va a depender mucho de nuestra actitud y el cómo vivimos nuestra soltería.

2.       “Soy soltera y hago lo que quiero”

Corrección – no necesariamente tenemos que estar solteros para hacer lo que queremos. Con o sin pareja, debemos realizar lo que se nos pegue la regalada gana, pero sí debemos poner ciertos límites en nuestra vida de soltera y no abusar de nuestra “libre disponibilidad”. Acostarse, besarse con otros, coquetear con muchos no es la mejor manera de disfrutar este estado civil. Soltería es soltería y no debemos realizar nada que implique cosas de una relación amorosa, sino no estamos viviendobien este proceso.

3.       Madurez ganada

Una persona a nuestro lado, definitivamente nos ayuda a madurar y darnos cuenta de ciertas cosas personales por mejorar. Sin embargo, el estar solteros nos ayuda a madurar más y a prepararnos para nuestras futuras relaciones o para nuestra vida en sí. Aprendemos a estar solos, a conocernos y centrarnos más en nuestro interior. Entendemos que una pareja no es para que solo nos acompañe y nos dé besitos, NO. Llegamos a entender que una pareja será para contribuirnos y motivarnos en la vida. Maduras tanto que al momento de que llega esa persona importante, la vas a cuidar y sobre todo querer tener una relación tranquila y estable.

—- Qué importa si estas soltero más de 5 años, qué importa si no llega aún esa persona que te mueva el piso, qué importa si te dicen solterona o sin amigos. Lo importante es cómo vives tu soltería. Ama y haz lo que quieras. Así como nadie muere por no tener sexo, nadie muere por estar soltero.

 

¿Sexo = felicidad?

Esta fórmula se aplica más que cualquier otra fórmula de matemática. Creo que ni la hipotenusa es más usada que esta. Pero no solo es este año, ya en los últimos se ha ido avanzando con esta falsa analogía que lleva al engaño, la esclavitud y tristeza. Todo lo que el joven de hoy no quiere en su vida, pero lamentablemente, muchas veces, es todo lo que tiene.

¿Si el sexo es igual que la felicidad, las prostitutas serían las mujeres más felices?  

Pues bien, creo y aseguro que NO son las más felices. El sexo no te da felicidad, te da placer y eso no está mal. Ojo que no tengo nada en contra de tener sexo, mas bien pienso que es un acto hermosísimo que junta a dos personas y demuestra el real amor de ellas, o bueno, es eso lo que debe ser. Lástima que esta definición que a muchos parecerá cursi, y confieso que de cursi no tengo nada, es cierta y debe ser así. Hasta los conceptos de sexo han cambiado.

Acostar, coger, tirar, levantar son algunas palabras actuales para referirse al sexo. Ahora, vuélvelas a leer en ese orden. ¿Ya te diste cuenta que, hoy, el sexo se trata exactamente de eso? Te acuestan, te cogen como una hamburguesa para comer, te tiran como la servilleta de la hamburguesa y pucha, está sucia, la levantan y al tacho. Eso es el sexo actualmente: acto de un simple “sentirse bien” y chau; a la basura el amor, a la basura tu cuerpo.

Anda a contracorriente

Has exactamente eso. Que no te mientan que el sexo debe darse a la primera cita, que el sexo debe ser la prueba de amor, que el sexo te une más con tu enamorad@, que el sexo está bien si es a temprana edad. Nadie muere por no tener sexo, se puede vivir sin esto y vivir bien. No te engañes por lo que dicen las redes, la televisión, tus amigos, tu pareja. El sexo no te hace más hombre o mujer, el sexo te hace más animal porque no eres capaz de controlar tus instintos. Tienes ganas, lo haces. ¡Que aburrido consentir tu cuerpo y hacerle caso en todo lo que quiere!

Aguanta y prepárate, no regales tu cuerpo fácilmente. Eso lo hacen todos. No confundas bien con bienestar, es decir, no todo lo que te hace sentir bien, está bien. No hagas que el sexo sea un acto cualquiera, vuélvelo especial y que sea uno de los mejores recuerdos de tu vida.

 

 

 

 

Deja “en visto” al amor

¡No llega el amor!¡Tengo miedo a estar solo! ¡Hijito, se te pasa el tren! ¿Cuándo las nietas? Frases típicas que hemos escuchado en una reunión de amigos o familia o que sinceramente las hemos dicho en algún momento. Todas nos lleva a un mismo punto: no saber esperar, desesperarnos y cometer el mayor error de nuestra vida amorosa. Lo único que podemos escoger en la vida, nuestra pareja, es la elección más estropeada por muchos, pero ¿a qué se debe nuestra incapacidad de poder esperar en el amor?

Hemos sido engañados desde pequeños

Todos de pequeños hemos querido obtener todo lo que deseábamos. Desde una galleta hasta la última Barbie o colección de taps.

Se nos ha enseñado que todo, absolutamente todo, lo que queremos lo podemos obtener de manera inmediata y claro que sí: con esfuerzo y espera. De peques, todo se nos ha dado fácilmente y muchas veces solo para evitar nuestras rabietas y gritos desesperados en la calle que hacían pasar vergüenza a nuestra mamá. Gracias a este error que puede parecer absurdo y pequeño, ha hecho que las personas no sepamos esperar y que para obtener éxito, dinero, amor se debe hacer rabiando y del modo más fácil y rápido.

El mundo digital

Quieres hablar con alguien, le escribes, el check azul, escribiendo…, te responde y te sientes bien, ¿por qué? Porque no te hizo esperar. Exactamente eso hace el mundo digital hoy en nuestra vida, ya no hay espera. Todo es inmediato para todos. Esto también explica por qué sientes una presión de cólera fuerte cuando te dejan en visto. Ya aprendiste que esperar no va más en tu vida y necesitas la inmediatez para todo y obviamente para el amor, esto va a tener que se la excepción.

Elegir quién va a pasar el resto de todos tus benditos días, no se consigue con un segundo de espera. Te dejará en dos check azul y no por un minuto, sino por meses o quién sabe años. Y no solo te dejarán “en visto”, sino que tú también debes aprender a hacerlo. El amor no es inmediato ni un sentimiento, es una decisión.

 

Este video refleja el valor de esperar. El acto de hacerlo es recompensado con el doble pese a que al principio sea una complicada decisión. No todo lo inmediato nos hace bien, mejor es esperar y no desesperar.

My WordPress Blog